Hoy en Mooqia queremos hablaros de una de las leyes más constantes y aplicables a la vida diaria para comprender el funcionamiento de muchas dinámicas personales y sociales, y que te ayudará a aumentar tu productividad y centrarte en lo verdaderamente importante

Esta es la ley 80/20 o ley de Pareto. Pareto fue, como puedes ver en su biografía,  un brillante economista y sociólogo del siglo XIX. Esta ley afirma que el 80% de la riqueza y los ingresos son generados por el 20% de la población.

De esta ley se puede extraer una más general:

El 80% de los resultados se producen con un 20% del esfuerzo, el otro 80% del esfuerzo produce tan solo el  20% de los resultados restantes.

De forma bastante curiosa, esto puede aplicarse a ámbitos muy diferentes  y, de hecho, puede encontrarse en casi cualquier parte:

  1. El 80% de los guisantes del jardín de Pareto salían del 20% de las vainas plantadas.
  2. El 80% de los programas que tienes en el ordenador los utilizas el 20% de las veces.
  3. El 80%  de las veces que compruebas si tienes correo electrónico, sólo tienes un 20% de mensajes nuevos.
  4. El 80% del contenido de una conversación de chat (messenger) por Internet, contiene un 20% de información útil para los que conversan.
  5. El 80% (o más) de las noticias en televisión, radio y periódicos son negativas. El 20% (o menos) son positivas.
  6. El 80% del tiempo que te pasas leyendo blogs en Internet, te aportan algo válido para ti el 20% de las veces.
  7. Del 80% del tiempo que tienes libre, sólo un 20% lo ocupas haciendo algo que te apasiona.

¿Que tal si lo aplicamos a más ámbitos de nuestra vida?

  • El 80% de las consecuencias se deriva del 20% de las causas.
  • El 80% de los beneficios de una empresa proviene del 20% de sus productos y de sus clientes.
  • El 80% del total de ganancias obtenidas en la Bolsa va a parar al 20% de los inversores.

No podemos afirmar que siempre sea exactamente una relación 80/20,  La relación 80/20 es una relación más o menos exacta y, de hecho, es un número bastante habitual a la hora de analizar muchos campos de nuestras vidas. Lo esencial de esta ley -centrarnos en lo que produce resultados y desdeñar lo que produce resultados negativos- es lo importante, ya que podemos aplicarlo a muchas facetas de nuestra vida realizando las preguntas correctas:

¿Cual es el 20% de las causan que generan el 80% de nuestros problemas?

¿Cuál es el 20% de las acciones que causan el 80% de nuestros momentos de felicidad y nos proporcionan el 80% de los resultados deseados?

¿Cuál es el 20% de los clientes que generan el 80% de ingresos para nuestro negocio?

Así, este tipo de preguntas ayudan a clarificar y enfocan nuestra mente en lo realmente importante. Nuestra productividad puede aumentar considerablemente  centrando el esfuerzo en el 20% de las acciones y pensamientos más productivos y dejando de lado ese 80% de distracciones y acciones que no producen nada. Así que ahora que conoces esta ley, toma un día de reflexión y escribe la respuesta a estas preguntas, seguro que verás más claro los objetivos marcados y como llegar hasta ellos.